Jacqueline Fowks: criterios para cubrir la emergencia de la Covid-19 en regiones [Video]

Informar sobre los reportes oficiales de las entidades de salud es un punto imprescindible en la agenda periodística. Lo mismo es comunicar las medidas del gobierno para contener el avance del virus. Pero, urge también centrar el foco e indagar en otros aspectos importantes: seguir el uso de los fondos públicos destinados para atender la emergencia sanitaria, por ejemplo. En ese sentido, la periodista Jacqueline Fowks, corresponsal del diario El País de España, expone tres criterios para abordar la emergencia por la enfermedad de la Covid-19 en regiones.

Seguimiento de responsabilidades

Un primer criterio que propone Jacqueline Fowks es el seguimiento de responsabilidades. Por ejemplo, fiscalizar los gastos del presupuesto de las municipalidades para la entrega de canastas de alimento por la emergencia sanitaria. Asimismo, los periodistas deben detectar las inconsistencias de las cifras que reportan las Direcciones Regionales de Salud (Diresa), Gerencias Regionales de Salud (Geresa) o Gobiernos Regionales. Finalmente, recomienda seguir la atención de los pacientes con síntomas y la entrega oportuna de sus pruebas.

Seguimiento a los trabajadores esenciales

Se vienen semanas duras para la contención de la enfermedad. Ante ese escenario, al periodismo le conviene observar si el personal del salud, las fuerzas del orden, los trabajadores de limpieza y de la cadena de alimentación cuentan con suficientes equipos de protección, si necesitan las pruebas de diagnóstico o si son atendidos. Fowks señala que debe enfatizarse en la fiscalización de los derechos laborales de médicos y enfermeras que atienden los casos de la enfermedad Covid-19.

Atención a los datos científicos

Los periodistas deben prestar atención a los aspectos científicos básicos sobre la enfermedad. La corresponsal del diario El País de España comenta que, por ejemplo, saber las diferencias en los resultados de una prueba molecular de una rápida permite conocer si el personal de salud implementa correctamente los protocolos de atención. «Un positivo en un test rápido el resultado es real, no hay error, pero un negativo, en esta prueba, necesita confirmación», puntualiza.